Inicio Carrusel La mejora del control técnico y de producción para avanzar en Economía Circular

La mejora del control técnico y de producción para avanzar en Economía Circular

Por Javier Flores

  • El impacto de la medición y el seguimiento tecnológico para construir un nuevo modelo productivo.

El incremento de las energías limpias y renovables como fuentes de abastecimiento energético de la industria, la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en todos los ámbitos de la actividad empresarial, y el uso de la tecnología con el fin de repensar el sistema de producción lineal son factores fundamentales para construir un futuro más sostenible, equilibrado y seguro.

La creación de nuevos modelos y sistemas de producción encaminados al impulso de la Economía Circular requiere de la instalación e implementación de tecnología de control puntera, con la finalidad de ganar en eficiencia y eficacia.

Unos equipos tecnológicos que cuentan con un desarrollo software, de seguimiento y control en tiempo instantáneo y real, que procuran importantes ahorros energéticos y de recursos, basados en una apuesta firme por la I+D+i de corporaciones altamente especializadas como Endress+Hausser España.

Todo ello permite un control que es posible gracias a equipos como medidores de temperatura y de caudal, fundamentales para todo tipo de sectores.

Por ello para avanzar en el cumplimiento de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas el sector productivo debe prestar especial atención a los siguientes factores encaminados a reducir todo tipo de consumos y construir una economía verdaderamente circular, con mayor capacidad de reutilización y aprovechamiento de recursos.

I+D+i pensada para un nuevo modelo de negocio

La inversión en innovación con capacidad de transformar sistemas es clave para conseguir mutar la producción lineal en circular. Una innovación que tiene muy en cuenta la analítica de datos, el big data y los nuevos avances tecnológicos para ajustar los procesos productivos a las demandas del mercado sin dilapidar recursos, ni incrementos de consumo por unidades de producción.

Dos claros ejemplos de hacia dónde debe caminar el sistema productivo son la agricultura y el propio sector energético. Las empresas del sector primario son cada vez más conscientes de la importancia de incorporar la tecnología y nuevo conocimiento tanto a su gestión como a su producción. El control de recursos como el agua, el uso de los complementos biosanitarios y la optimización de periodos de recolección son claves para una nueva forma de entender la agroindustria.

Por su parte, la creación de nuevos programas de innovación en el propio sector energético haciendo más eficientes sus soportes suponen un nuevo salto en reducción drástica de consumos y pérdidas de energía. El incremento de la producción fotovoltaica, eólica y térmica es clave para el sostenimiento del nuevo sistema productivo a escala nacional e internacional.

Diseño sostenible

El “piensa diferente” que Steve Jobs consiguió inocular en Apple, se ha convertido con el tiempo en mirar y conectar las cosas de un modo distinto. Bajo esta máxima subyace un esfuerzo por crear unas condiciones de diseño que respeten el equilibrio ambiental y no que vayan contra él.

Es lo que los expertos denominan el ecodiseño. Es decir, una manera nueva de entender la relación entre productos y servicios. Una relación en la que las necesidades de los clientes son satisfechas con productos tangibles y servicios intangibles en un equilibrio y una armonía cada vez más perfecta. Siendo conscientes de no malgastar lo que no es necesario.

Prevención de residuos

Ser conscientes de que no hay un planeta B, un recambio inmediato en el que poder crear las condiciones de vida, ha incrementado la sensibilización de la sociedad, del consumidor y, por supuesto, de las empresas.

Los efectos de la pandemia de los dos últimos años han acelerado de manera exponencial la necesidad de una colaboración a escala global. Y en esta colaboración, la prevención de generación de residuos juega un papel esencial para alcanzar nuevos hitos en sostenibilidad.

No en vano la economía circular cobra su sentido a través de las tres acciones fundamentales conocidas como los principios de las 3R: reducir, reutilizar, reciclar.

El fin último es lograr algo que hasta ahora no parecía posible: desacoplar la generación de residuos del crecimiento económico. Gracias a la mejora de la innovación y a las tecnologías de medición, control y evaluación, estamos entrando en una nueva era en la que podemos conseguir más con menos.

Más vida útil

La mejora de los equipos y las infraestructuras a través de la preocupación por su cuidado, revisión y mantenimiento tiene como efecto un alargamiento de los componentes e instrumentos industriales. Un uso más eficiente que redunda de manera muy positiva en la economía de escala de las compañías.

Así, pues, la prolongación del tiempo de vida útil de productos es un elemento importante de la economía circular, siendo la reutilización de productos y sus componentes, la reparación, actualización, reelaboración y el remarketing algunas de sus estrategias clave.

Ya que la reutilización conserva los activos físicos de las materias primas, así como la energía incrustada en productos y componentes.

 

Fuente: Mercados 21 (https://mercados21.es/sostenibilidad/la-mejora-del-control-tecnico-y-de-produccion-para-avanzar-en-economia-circular/)

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más

Política de privacidad