Inicio Carrusel Estadio de la Cartuja: del sueño olímpico al cartel de «se vende»

Estadio de la Cartuja: del sueño olímpico al cartel de «se vende»

  • Más de 20 años después de abrirse como proyecto megalómano, el recinto se coloca en los escaparates y la Junta ya tiene ofertas en la mesa para sacarle partido.

En mayo del año 1999, Sevilla asistía a la inauguración del entonces llamado Estadio Olímpico, en el confín norte de su puntal urbanístico de vanguardia, una isla de la Cartuja que siete años antes había albergado la Exposición Universal con motivo del quinto centenario de la llegada de los españoles a América. Tomaba forma, así, un proyecto muy ambicioso, incluso megalómano, de los dirigentes sevillanos de aquel momento (andalucistas y socialistas, esencialmente), que aspiraban nada menos que a organizar unos Juegos Olímpicos. La ciudad trabajó y destinó bastante dinero a las candidaturas olímpicas de 2004 y de 2008, que acabaron aplastadas por la lógica. Frustrado el anhelo olímpico, no obstante, los inicios del estadio sí resultaron prometedores, ya que fue

el escenario del Mundial de Atletismo de 1999 —motivo «oficial» para el que se levantó este gigante de hormigón—, varios partidos de fútbol internacionales de la selección española y también sendas finales de la Copa del Rey. Aquellos primeros compases sí permitían ser medianamente optimistas a pesar de que la Olimpiada se había convertido en una lejana quimera.

El recinto pasó a ser gestionado por la «Sociedad Estadio Olímpico de Sevilla S.A.», compuesta por la Junta de Andalucía (40%) —a la sazón, su responsable al ser la accionista mayoritaria—, el Gobierno de España (25%); el Ayuntamiento (19%), la Diputación (13%) y un 3% repartido entre los dos clubes de fútbol de la ciudad, el Betis y el Sevilla, que, juntos, conformaban la auténtica piedra filosofal para hacer viable este coliseo en el que se habían invertido 125 millones de euros (21.000 millones de las obsoletas pesetas) para pagarle a ACS, aunque la financiación a 15 años elevaba el montante final a unos 30.000 millones. Ahí es nada. El planteamiento para que el estadio tuviera uso regular pasaba inexorablemente por los dos principales equipos de fútbol, pero tras los coqueteos iniciales en los que algún político llegó a pensar que en la capital andaluza funcionaría un estadio comunal como en Milán o Roma, ambas entidades descartaron finalmente trasladar allí su sede y este rechazo lastró por completo el proyecto y su rentabilidad.

Un estadio con campo de fútbol y pista de atletismo pero sin fútbol ni atletismo de nivel resultaba una rémora enorme ya a los tres o cuatro años de su apertura, cuando ya empezaron a consolidarse las quejas por su falta de uso y por el deterioro de unas instalaciones con un deficiente mantenimiento por la falta de empuje de la Administración andaluza, entonces liderada por el PSOE. Esto hizo que los gestores acabaran reorientando las funciones del recinto para intentar sacarle algo más de provecho e ingresos. Se redirigió el negocio para pasar a la organización de grandes eventos ya no sólo deportivos, sino muy especialmente musicales. Se terminó consolidando la Cartuja, de este modo, como escenario de giras de grandes grupos o cantantes, con años «dorados» en ese sentido como 2010, con conciertos de U2, AC/DC o Alejandro Sanz (170.000 espectadores entre los tres). Pasaron por el «Olímpico» Madonna, Héroes del Silencio, Maná, Sabina y hasta Bruce Springsteen.

Entonces llegaron las consecuencias de la crisis y las grandes giras decayeron, con lo que los gestores del recinto terminaron dando una última vuelta de tuerca obligada para centrar el negocio en la gestión inmobiliaria de los 25.000 metros cuadrados con los que se cuentan para arrendamientos, que pasaron a ser la base de la subsistencia de las instalaciones, ya entonces condenadas a malvivir a pesar de los balances financieros aceptables.

Dejarlo morir… hasta cerrar

Con todo, en el último mandato socialista de la Junta de Andalucía, el de Susana Díaz, el recinto se fue dejando morir olvidado en un tercer plano hasta que Deporte Andaluz dejó caer a finales de 2008 que los desperfectos en su cubierta textil tensada obligaban a cerrarlo pues no quedaba «garantizada la seguridad» en su graderío. Fuentes de la Administración andaluza aseguraban que en realidad esos problemas no eran de la envergadura de lo que se habló y que sirvieron de justificante endeble para poder echar el candado y quitarse de encima un problema.

El nuevo equipo autonómico desde 2019, formado por PP y Cs, dio un giro radical al planteamiento y se decidió desde el primer momento sacarle rendimiento el estadio (logró el innegable éxito de convertirse en la sede de las cuatro próximas finales de la Copa del Rey de fútbol), reparando los desperfectos más básicos e inmediatos y volviendo a ponerlo en el mercado. Incluso para una concesión administrativa para su explotación o hasta una venta. De hecho, en cuanto se ha movido el mercado se ha comprobado que se trata de un producto que resulta atractivo y rentable a multinacionales y ya hay aspirantes a hacerse con él.

Como avanzó ABC esta semana, el primer grupo empresarial del sector del ocio en México, Corporación Interamericana de Entretenimiento, ha hecho una oferta formal a la Junta para comprar el recinto. Las negociaciones quedaron paradas por el coronavirus, pero esta multinacional de los espectáculos y la publicidad de grandes eventos deportivos está decidida a hacerse con el recinto sevillano para promoverlo como espacio de conciertos multitudinarios y campeonatos de fútbol. En principio, la intención de la mexicana CIE era comprarlo por una cantidad que no se llegó a concretar, aunque nunca por debajo de los 120 millones de euros, básicamente, lo que costó levantarlo. Sin embargo, la Junta también planteó la posibilidad de una concesión administrativa por un plazo de 50 años para que esta multinacional se encargue de la explotación del recinto y sufrague las obras de rehabilitación.

 

Fuente: ABC  de Sevilla (https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-estadio-cartuja-suelo-olimpico-cartel-vende-202006282320_noticia.html)

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más

Política de privacidad