Inicio Noticias El BCE favorece la solvencia de CaixaBank

El BCE favorece la solvencia de CaixaBank

Buenas noticias para CaixaBank. El Banco Central Europeo (BCE) ha tomado una decisión favorable para la solvencia de la entidad que preside Isidro Fainé. El borrador del reglamento que ha elaborado el supervisor único para armonizar la regulación de los bancos bajo su vigilancia no penalizará el capital por las participaciones en aseguradoras.

Los bancos de la eurozona podrán seguir beneficiándose del conocido como compromiso danés y no tendrán que aplicar deducciones por estas participaciones en su capital de máxima calidad (CET1), en contra de lo previsto inicialmente, según el texto que acaba de sacar a consulta pública el BCE para su aprobación definitiva el próximo mes de marzo.

CaixaBank es uno de los bancos de la eurozona más beneficiados por la medida. Según la firma de análisis Credit Suisse, ésta le permite conservar 85 puntos básicos de capital CET1. No obstante, Credit Agricole es la más favorecida de todas las entidades, con 250 puntos básicos, mientras que el impacto positivo es mucho menor en el caso de KBC (30 puntos), de Société Générale (20 puntos) y de Natixis (20 puntos).

El capital de máxima calidad de CaixaBank según la normativa de capital de Basilea III en su versión de carga plena (fully loaded) se encuentra en el 11,6% a cierre del tercer trimestre de 2015. Además del compromiso danés, esta ratio incluye las plusvalías latentes por la valoración a precios de mercado de la deuda pública en la cartera de disponible para la venta.

Antes de que el BCE sacara el reglamento a consulta, el director financiero de CaixaBank, Javier Pano, sostuvo en alusión a éste que la entidad era ahora «ligeramente más optimista en cuanto a su posición de capital». Y reiteró en una conferencia para analistas el objetivo de CaixaBank de mantener su capital fully loaded entre el 11% y el 12% hasta 2018. A día de hoy, la entidad catalana ocupa el segundo puesto del ránking de solvencia según esta ratio en la banca española, por detrás de Bankia.

La intención de la presidenta del consejo del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del BCE, Danièle Nouy, era fulminar el compromiso danés, pero no encontró suficientes apoyos en el consejo supervisor, integrado por seis miembros del BCE y 19 representantes de los bancos centrales nacionales. Aunque la discusión estuvo muy reñida, según reconoció Nouy en su última comparecencia en el Parlamento europeo.

Paradójicamente, los bancos franceses, antes supervisados por la propia Nouy en su anterior cargo en la autoridad gala, son los grandes beneficiarios de que no se penalicen en el capital las participaciones en aseguradoras. Ella nunca apoyó el compromiso danés, un acuerdo sellado en 2012 cuando Dinamarca asumía la presidencia de la UE. Estaba previsto que las participaciones en aseguradoras se empezaran a deducir del capital a partir de 2019.

Para algunos expertos, la dificultad de erradicar el compromiso danés con la que se ha topado la presidenta del MUS es una mala noticia para los inversores, porque permite a los bancos con participaciones importantes en aseguradoras reportar un capital más elevado. Lo que impide a los inversores capturar adecuadamente el riesgo recogido en las ratios de solvencia cuando toman sus decisiones.

Por eso la agencia de ráting Fitch deduce las inversiones de participaciones en aseguradoras de su medición de solvencia. «En nuestra opinión, este capital está en una compañía regulada con sus propias necesidades de capitalización y no podrá fluir libremente para apoyar los riesgos del negocio bancario», alega la firma estadounidense.

 

Fuente: Expansión (http://www.expansion.com/empresas/banca/2015/11/16/564a294b22601d795c8b461f.html)

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más

Política de privacidad