Inicio Entrevista a: Ignacio Rancaño, Socio Abogado en Rancaño Abogados: “Somos un despacho más de clientes que de asuntos, les ayudamos a alcanzar sus objetivos y compartimos sus estrategias con profesionalidad y excelencia”

Ignacio Rancaño, Socio Abogado en Rancaño Abogados: “Somos un despacho más de clientes que de asuntos, les ayudamos a alcanzar sus objetivos y compartimos sus estrategias con profesionalidad y excelencia”

por Javier Flores

¿Cómo ha sido la evolución del despacho desde su creación hasta ahora?

Rancaño Abogados lo fundó mi padre en Sevilla en 1974. Por su trayectoria dentro del ámbito financiero, tenía un gran conocimiento y contacto con el mundo empresarial, que fue lo que finalmente lo llevó a crear el despacho. Yo me incorporé en 2005, tras haber tenido experiencia también en el ámbito empresarial y de pasar por la Fundación Universidad-Empresa de la Universidad de Navarra, donde cursé parte de mis estudios. En la actualidad, somos una firma reconocida en el Derecho de los Negocios.

¿Fueron, por tanto, los inicios los que marcaron vuestro sello y vuestra dedicación al mundo de la empresa?

Ha estado marcado tanto por nuestras trayectorias personales y profesionales, como por nuestros intereses y objetivos. Rancaño Abogados es un despacho muy cercano, muy próximo a los clientes. Nos definimos más como un despacho de clientes que de asuntos. Mantenemos una relación muy estrecha con ellos, nos involucramos en su estrategia, colaboramos para que alcancen sus objetivos. Ponemos nuestros conocimientos del derecho a su servicio. Compartimos las inquietudes y las vicisitudes de las empresas desde una visión integral, siguiendo toda su evolución. Vamos más allá de la casuística propia de asuntos puntuales o aislados, nos gusta acompañar a las empresas a lo largo de su recorrido, de su trayectoria.

¿De qué modo han afectado los años de crisis a vuestro desempeño profesional?

Lo cierto es que los hemos vivido muy de cerca. Durante todos estos años hemos ayudado a las empresas, a nuestros clientes, a sortear de la mejor manera posible los efectos de la crisis. Desde el plano corporativo y, en bastantes casos, desde el personal. Tras el frenazo brutal que se produjo en 2007, surgieron muchos interrogantes en las empresas: cuánto tiempo duraría la difícil situación, qué consecuencias reales tendría, cómo superar el miedo que se estableció. Por eso durante todo este tiempo, hemos trabajado de manera intensa en asuntos relacionados con concursos, insolvencias, asesoramiento financiero y salida ordenada de la crisis, entre otras cuestiones.

Dentro de vuestros servicios, ¿qué áreas son las de mayor prevalencia o potencial de desarrollo?

Nuestra especialización en las distintas áreas del Derecho de los Negocios nos distingue y singulariza. Nos permite ofrecer a nuestros clientes un asesoramiento integral y coordinado en las distintas disciplinas del Derecho Empresarial. Por todo ello el área de Mercantil, y su derivada e implicaciones con el Fiscal, es la de mayor recorrido y potencial. Sin que esto signifique obviar el resto de nuestros servicios en Concursal, Reestructuraciones Empresariales, Administrativo, Energías Renovables y Medio Ambiente, Inmobiliario, Urbanismo y Edificación, Derecho Civil, Litigios, Resolución Extrajudicial de Conflictos y Penal Económico.

¿Qué perfiles profesionales integran Rancaño Abogados?

Contamos con un equipo especializado y multidisciplinar que nos permite abordar todas las facetas de la actividad empresarial y las disciplinas que he señalado. Además, llevamos a cabo alianzas y colaboraciones con otros profesionales, lo que nos posibilita reforzar el asesoramiento en aquellas áreas o momentos que consideramos oportuno en beneficio del cliente. Prevemos incrementar nuestro equipo, aunque nunca hemos crecido por crecer, sino que lo hacemos de manera racional de acuerdo con los proyectos que tenemos en marcha. A todos nuestros profesionales les avala su trayectoria y experiencia. Gracias a su labor y profesionalidad, somos lo que somos hoy en día.

¿Cuáles son vuestros valores diferenciales?

Como ya he apuntado, nuestro conocimiento e implicación con los clientes. Nos gusta decir, utilizando un símil deportivo, que sentimos sus colores. Nos implicamos de lleno en su estrategia corporativa. Porque, insisto, somos abogados de clientes más que de asuntos. Nuestra misión es ser excelentes con ellos, ser rigurosos en nuestro ejercicio profesional. Prestar los mejores servicios que puedan esperar. De ahí, que nos inclinemos por asuntos difíciles y complejos, que requieran de una experiencia y habilidades  relevantes y diferenciales. En lo que nos piden, ponemos en valor nuestra experiencia y conocimientos al servicio de las empresas.

¿En qué zonas o regiones tenéis clientes y asuntos?

Llevamos a cabo y estamos capacitados para atender asuntos y clientes en cualquier zona de España. De hecho, trabajamos de forma intensa en toda Andalucía, Extremadura, Madrid y Barcelona. Mantenemos relaciones y acuerdos con despachos en Chile, Perú, Gran Bretaña y Estados Unidos.

¿Qué supone para la firma estar en el Parque Científico y Tecnológico Cartuja?

Siempre hemos apoyado de forma decidida todo lo que ha tenido que ver con este recinto. Desde la celebración de la Exposición Universal del 92, la posterior creación de Cartuja93 y, por supuesto, ahora con nuestra presencia en el Parque Científico y Tecnológico. Como miembros del Círculo de Empresarios, lo que pretendemos es aportar valor en la medida de nuestras posibilidades, y colaborar con este auténtico think tank empresarial de Cartuja. Nuestra intención es servir en lo que podamos al tejido de empresas aquí instalado.

¿Cómo están impactando las nuevas tecnologías y la transformación digital, en especial con la irrupción de blockchain, en vuestra labor y asesoramiento?

En la medida en que nos involucramos con la estrategia de nuestros clientes, también tenemos que estar a la altura de sus demandas tecnológicas y de aquellas áreas de actividad que puedan verse afectadas por ellas. Aunque nuestro fin siempre es aportar valor mucho más allá de las posibilidades que ofrece el uso de las TICs. El abogado debe trabajar en otra dimensión, gracias a su conocimiento y experiencia. Racionalizando, analizando y enlazando aquellas soluciones que sean mejor para sus clientes.

¿Cuáles serán, entonces, las funciones del abogado en los próximos años?

Partiendo siempre del rigor ético, deontológico y legal, el abogado tiene que defender hasta sus últimas consecuencias a su cliente. Y aquí es donde entra nuestro empeño por involucrarnos con él, con su estrategia. Ya que el buen abogado, será aquel que sea capaz de abordar y solucionar asuntos complejos y difíciles. Un buen profesional será quien aporte criterios racionales, e incluso innovadores, a asuntos que requieren de gran preparación y especialización. Nosotros como despacho preferimos estar presentes y jugar en este terreno.

¿Y los objetivos y desafíos de Rancaño Abogados?

Junto a lo comentado y expuesto hasta ahora en todos los ámbitos del asesoramiento jurídico a las empresas, hay dos áreas en las que haremos especial hincapié, ya que suponen para nosotros vías muy interesantes de desarrollo y crecimiento. De una parte, todo lo que tiene que ver con los contratos de mantenimiento en el sector industrial; y, de otra parte, los aspectos relacionados con la propiedad intelectual en la actividad agroalimentaria y de las especies vegetales. Ya que en estos sectores también se generan conflictos de propiedad, además hay que tener en cuenta que  España y especialmente Andalucía son una potencia agroindustrial, y son asuntos que requieren de una gran especialización. Vamos a apostar de manera decidida por esta línea.

Desde una perspectiva más amplia, se habla mucho de la necesidad de una mayor integración de la Unión Europea en un mundo global. Pero siempre desde el lado económico. ¿Es posible avanzar en la UE sin hacerlo desde el lado legal, desde una mayor armonización normativa?

La cuestión que plantea es muy relevante. En efecto, es muy difícil que la Unión Europea avance en una integración mayor y real, si solo lo hace en unos aspectos y en otros no. Y precisamente el jurídico y legal es de los más relevante. Es necesaria una mayor armonización desde el punto de vista normativo y jurídico, con el objetivo de que tanto empresas como ciudadanos puedan sentirse lo más protegidos posibles dentro de sus Estados miembro y con las mismas cotas de garantía e igualdad. Es cierto que hasta ahora se ha avanzado en bastantes aspectos normativos, pero es evidente que hay que hacer mucho más en este sentido. Más aún en un mundo y una economía cada vez más interconectada y globalizada.

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más

Política de privacidad