Inicio Noticias El camino hacia la protección por defecto

El camino hacia la protección por defecto

La ciberseguridad es una de las mayores preocupaciones del tejido empresarial en este 2018. Así lo atestiguan varios informes a escala internacional y lo refrendan las expectativas de inversión en medidas de protección y prevención de amenazas informáticas. No en vano, para este curso se prevé un incremento del 8% de la inversión en seguridad empresarial con respecto a 2017, moviendo nada menos que 96.300 millones de dólares en todo el mundo. De esta cantidad, la mayoría (57.719 millones) corresponde a servicios de seguridad, como los que ofrecen las principales consultoras del globo.

Una de ellas es Accenture, firma que presume de ser la segunda punta de lanza de este sector (sólo por detrás de IBM), a la que busca dar el sorpasso este mismo año. «Tenemos más de 6.000 profesionales de seguridad desplegados de forma transversal, porque entendemos la ciberseguridad como un marco estratégico para cualquier cambio disruptivo y que, por tanto, debe estar presente desde el diseño de las soluciones hasta la capacidad de reaccionar ante un incidente», explica Xabier Mitxelena, managing director de Accenture Security en España, Portugal e Israel. Este directivo, reciente fichaje de la casa tras una dilatada trayectoria en el segmento de la ciberseguridad, cree que esta tendencia a integrar la seguridad como una pata más del desarrollo tecnológico llegará al punto de que desaparezca como concepto de debate.

«Me encantaría que, en 15 o 20 años, no se vuelva a hablar de seguridad porque ésta sea una parte más de los procesos.Por la creciente certificación que se impone en muchos sectores, la regulación y la planificación, podemos hablar de que la ciberseguridad está volviéndose más madura. E igual que nadie pide que un coche sea seguro o se pide que un dispositivo sea resistente al fuego porque se da por supuesto, es realista pensar que eso suceda también con las soluciones digitales».

Un objetivo ambicioso, casi una «carrera de fondo» como admite el propio directivo, que estará marcado por una progresiva aparición de tecnologías predictivas, basadas en la inteligencia artificial, para pasar de un rol reactivo a uno proactivo. Pero Mitxelena destaca, sobre todas las cosas, la gestión de identidades como el siguiente gran campo de batalla: «El gran problema con los malos es saber quiénes son y dónde están.Pero ellos tienen a su alcance cientos de herramientas para ocultarse y hacernos esa localización más difícil, por lo que la solución sólo puede pasar por conocer su identidad antes de hacer ninguna operación, en el momento mismo de la conexión».

En esta materia está trabajando con ahínco Accenture desde su Digital Hub, el espacio de cocreación e innovación abierta de la firma en Madrid. «Actualmente estamos desarrollando un modelo para gestionar identidades basado en blockchain y desplegado en la nube para el sector público español», adelanta el ejecutivo, al frente de un amplio equipo de profesionales con casi una decena de proyectos de seguridad en marcha o, como prefiere denominarlos Mitxelena, «soluciones de confianza». Algunos de ellos se realizan junto a los clientes que los demandan o tras la recomendación de los expertos de la consultora (como en el caso de la adaptación al GDPR); mientras que, en otros casos, se recurre a la ayuda de start ups (ya sea mediante alianzas o adquisiciones) y, en otras, al conocimiento de instituciones como la Universidad Autónoma de Madrid.

Una labor titánica en favor de la ciberseguridad que Accenture combina con otras iniciativas (formativas y de aceleración de start ups, como las 400.000 empresas impulsadas por la firma a escala mundial desde su Open InnovationCenter. «Vamos a velocidad de crucero en el sector y tenemos que alinear nuestro modelo de seguridad a este ritmo», concluye el directivo.

NO ESPERAR AL GRAN ATAQUE

Xabier Mitxelena advierte de que «el software es el gran agujero de seguridad de nuestros tiempos, con lo que se nos exige una aproximación más proactiva para actuar «antes de que se produzca el gran ataque» que el ejecutivo considera inevitable. En ello jugará un papel fundamental la «innovación permanente para construir modelos seguros desde el principio basados en datos».

 

Fuente: El Mundo (http://www.elmundo.es/economia/innovadores/2018/02/25/5a904a6c468aebd7038b461c.html)

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más

Política de privacidad